El plazo irrazonable de muchas instrucciones penales

Hace cinco años, se introdujo en nuestro ordenamiento la obligación de finalizar la fase de instrucción de los procedimientos penales en un plazo máximo. Con ello se pretendía paliar uno de los principales males que padece la jurisdicción penal, tradicionalmente considerada más «veloz» que otras. Dado que las instrucciones seguían eternizándose, se aprobó este verano de 2020 una reforma que desgraciadamente tampoco parece que vaya a solucionar el problema. Sobre ello me pronuncio en un reciente artículo.

Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar